Genom Pro (GNM-P)

Genom Pro

Los seres vivos se encuentran normalmente expuestos a un sinnúmero de agresiones originadas por toda clase de estímulos, como las infecciones microbianas y virales, los xenobióticos, las toxinas provenientes de la dieta y la hipoxia. La mayoría de los cuales inducen la formación de moléculas oxidantes y electrofílicas, que tienen la capacidad de dañar a las biomoléculas del organismo, lo que contribuye en gran medida al desarrollo de diversas enfermedades, entre las que destaca el cáncer.

Por tanto, la capacidad de adaptación al estrés generado por el medio ambiente, es un requisito indispensable para la supervivencia celular y de los organismos a cualquier nivel. Ello hace imperativo que se desarrollen ajustes para contender contra las moléculas oxidantes y las células lo logran desplegando un complejo sistema antioxidante.

Sin embargo, hay que aclarar que muchas especies oxidantes, en particular las de oxígeno y nitrógeno (ERO y ERN respectivamente), juegan papeles importantes en diversas vías metabólicas y de señalización, por lo que la presencia de estas especies es necesaria para el buen funcionamiento de las células. De modo que para hablar de daño por especies oxidantes, habrá que considerar el concepto de estrés oxidativo propuesto por Helmut Sies en 1985. Sies sugirió que debe existir un balance entre las especies oxidantes y las antioxidantes para que la célula se encuentre en homeostasis y que el estado de estrés oxidativo, que eventualmente conlleva al daño celular, se presenta solo cuando existe un aumento de los oxidantes o una disminución de los antioxidantes.

En términos químicos, el estrés oxidativo es un gran aumento (cada vez más negativo) en la reducción del potencial celular o una gran disminución en la capacidad reductora de los pares redox celulares como el glutatión. Los efectos del estrés oxidativo dependen de la magnitud de estos cambios, si la célula es capaz de superar las pequeñas perturbaciones y de recuperar su estado original. Sin embargo, el estrés oxidativo severo puede causar la muerte celular y aún una oxidación moderada puede desencadenar la apoptosis, mientras que si es muy intensa puede provocar la necrosis.

Sustancias y circunstancias productoras de Radicales Libres causantes del estrés oxidativo:

• Dietas hipercalóricas
• Procesos inflamatorios
• Rayos ultravioleta
• Excesiva concentración de oxígeno respirado
• Sedentarismo
• Ejercicio físico extremo
• Ingesta deficiente de antioxidantes
• Consumo de drogas
• Tabaquismo
• Metales pesados

Al respecto se han descrito mecanismos que promueven la reducción de las ERO y ERN o bien estimulan su detoxificación en dos fases iniciales. En la fase I, en la cual participan enzimas que metabolizan carcinógenos y xenobióticos (principalmente enzimas de la familia de los citocromos P450), y llevan a cabo reacciones de óxido reducción que introducen o exponen grupos funcionales en dichas moléculas. Por otro lado, las reacciones de fase II, son las que contienden con las acciones que ocurrieron durante la fase I, reducen la electrofilicidad de los metabolitos carcinógenos y xenobióticos modificados mediante su conjugación enzimática con ligandos endógenos, como pueden ser el glutatión (GSH), la Superóxido Dismutasa (SOD), la curcumina, bioflavonoiodes y otros.

Información general

En términos químicos, el estrés oxidativo es un gran aumento (cada vez más negativo) en la reducción del potencial celular, una gran disminución en la capacidad reductora de los pares redox celulares como el glutatión. Estos dependen de la magnitud de cambios y la capacidad de la célula de superar las pequeñas perturbaciones recuperando su estado original. Sin embargo, el estrés oxidativo severo puede causar la muerte celular, y aún, una oxidación moderada puede causar la muerte celular y desencadenar la apoptosis, mientras que si es muy intensa puede provocar la necrosis.

Beneficios

  • Con GenomPRO 2n2c|Nfr2, tendrás una ingesta especializada de antioxidantes. Los antioxidantes ayudan a combatir los efectos de los radicales libres, tales como la oxidación celular, responsable de la aparición de signos de envejecimiento, y muchas enfermedades crónico-degenerativas.
  • Es benéfico ante enfermedades oculares como la degeneración macular relacionada con la edad (DMRE), obstrucción arterial (arteriopatía coronaria), cáncer de mama, cáncer de cuello de útero, cáncer de colon y el recto, cáncer de pulmón, cáncer de próstata y reduce los efectos de la quimioterapia y radioterapia; también para la artritis, asma, Parkinson y Alzheimer, diabetes tipo 2, colitis ulcerosa, tumores, diabetes, malestares que afecten la función mental, infecciones respiratorias, cataratas, tensión ocular (astenopía), retinitis pigmentosa, dolor muscular después de ejercicio físico, e hipertensión arterial durante el embarazo.
  • Enfermedad ocular denominada degeneración macular relacionada con la edad (DMRE).
  • Cataratas.
  • Obstrucción arterial (arteriopatía coronaria).
  • Cáncer de mama, cáncer de cuello de útero, cáncer de colon y de recto, cáncer de pulmón, cáncer de próstata, etc.
  • Reduce los efectos de la quimioterapia y radioterapia.
  • Artritis, asma, Parkinson y Alzheimer, diabetes tipo 2, colitis ulcerosa y múltiples enfermedades crónicas degenerativas.
  • Tumores.
  • Función mental.
  • Diabetes.
  • Dolor muscular después del ejercicio físico.
  • Tensión ocular (astenopía).
  • Hipertensión arterial durante el embarazo.
  • Infecciones respiratorias.
  • Una enfermedad de los ojos llamada retinitis pigmentosa.